Cada bebé es diferente y aunque sigan el mismo patrón, cada sesión de fotos de recién nacido también es diferente. Cada bebé que pasa por mi estudio aunque sean todos recién nacidos ya son muy diferentes unos a otros. Todos quieren comer y dormir pero muchos ya traen muy marcada su personalidad.

A algunos bebés les gustan más unas u otras posturas. Algunos son muy dormilones y no hay quien los despiertes. Y otros hay que tener mucho cuidado al tocarlos o al cambiarlos de posturas para que no se enfaden. Algunos sólo quieren que los toques, sentir tus manos arropando su cuerpecito y otros sólo quieren que los dejen en paz y no los toquen mucho.

Así que cada sesión de fotos de Newborn es un reto para mí. Aunque tengo muchas formas para dormir a los bebés y tengo todo preparado en mi estudio de luz natural para que estén muy tranquilos y cómodos. No sé realmente cómo va a ser el bebé que entre por la puerta. Y aunque ya estoy muy preparada, después de llevar más de cinco años haciendo fotografía de recién nacido en Sevilla, cada sesión es un rompecabezas que tratar con mucho mimo.

Y por eso me encantan este tipo de sesión de fotos. Porque ninguna es igual a la anterior y así no me da lugar a aburrirme o a que sea muy monótono. Siempre estoy deseando de conocer a cada bebé que llega a mi estudio en Sevilla y que los padres me cuenten como han llevado esa primera semana de conocimiento mutuo. 

Esta bebé durmió profundamente y nos permitió hacer muchas y fotos diferentes. Casi ni se enteró de su sesión porque tenía sólo 6 días y eso hace que duerman mucho. Os dejo el resumen de una sesión de recién nacido preciosa. Espero de todo corazón que os gusten tanto las fotos como yo he disfrutado haciéndolas.