Las sesiones de embarazo son muy especiales. Es un momento para los padres de emoción y mucha ilusión. Están esperando a su pequeño con tantas ganas de ver su carita. Y por eso me encantas estas sesiones de fotos. Ya sean en el campo, un parque, en la playa o en l propia ciudad.

Durante estas sesiones siempre se respira un poco de nervios por tener que enfrentarse a la cámara. Pero eso sólo es al principio, pasado un rato la pareja se relaja y sólo piensan en las ganas que tienen de conocer a su pequeño. Y sobre todo que esas fotos pasen a ser parte del recuerdo familiar.

Con esta pareja nos fuimos al parque de Oromana, que se encuentra en Alcalá de Guadaíra. Es un poco muy frondoso y verde que tiene rincones muy bonitos. Podemos dar un paseo por la orilla del río mientras hacemos fotos tan bonitas como las de esta sesión.

Os dejo con un pequeño resumen de la sesión que realizamos. Espero de todo corazón que os gusten tanto las fotos como yo he disfrutado haciéndolas.