Ya está aquí la primavera y con ella llegan las preciadas comuniones. Esos nervios por ver el traje elegido meses atrás, que le quede bien y que ella se vea como en un cuento de hadas.

Todas esas emociones porque es un día muy especial. Todos los familiares y amigos van a compartir con ilusión ese día que siempre quedará en su mente.

Y para poder recordarlo siempre están las sesiones de fotos de comunión. Hay muchos fotógrafos de comunión en Sevilla, así como muchos estilos dentro de la fotografía. Y lo más importante es encontrar el que más te guste y se adapte a tus necesidades.

Como fotógrafa desde hace muchos años, la mejor manera que he encontrado para inmortalizar este tipo de sesiones son en exteriores. Me encanta poder ir al campo, un parque o incluso la playa para poder retratar a toda la familia.

Durante la sesión de comunión de tu hijo o hija pasaremos una tarde disfrutando en el parque y haciendo que los niños se diviertan. Y ya sabemos que con estas edades es más complicado convencerlos para hacerse una sesión de fotos. Pero si algo caracterizan mis sesiones, es que trato de que los niños se encuentren cómodos y lo disfrutemos por ambas partes. Y con toda la familia, claro.

Sé que las sesiones de fotos de comunión también se suelen realizar en estudio. Pero cuando comencé a dedicarme profesionalmente a la fotografía, algo que me prometí es que nunca haría algo que no me llenara totalmente. Y para mí, las sesiones de comunión en estudio son algo que no me acaban de convencer. Hay muchos fotógrafos que lo hacen maravillosamente, pero me gusta buscar la espontaneidad de los niños y en el estudio me siento muy limitada para ello.

Así que mi mejor plan para una sesión de fotos de comunión en Sevilla, es irnos a algún lugar natural o emblemático donde el niño pueda comportarse de forma natural y ser él mismo. Esa es la parte que más me gusta de mis sesiones. Porque si consigo conectar con los niños, el resto es mucho más sencillo.

Eso pasó con una belleza de comunión. Para su sesión nos fuimos al parque del Alamillo en Sevilla con su hermana y sus padres. Jugamos sin parar y con una hermana pequeña tan espontánea y divertida fue todo muy fácil. Conseguimos fotografías preciosas de ellas dos y por separado que sé que les encantan y las tendrán en su recuerdo para siempre.

Os dejo con un resumen de su sesión de comunión. Espero de todo corazón que os gusten tanto las fotos como yo he disfrutado haciéndolas.